Corredor Ecoturístico del Litoral


Con el Corredor Ecoturístico del Litoral acompañamos el desarrollo y la integración de la región mediante el fortalecimiento de las actividades ecoturísticas. Una muestra representativa y complementaria de propuestas turístico-recreativas, que invitan a un amplio arco de la demanda del turismo -interno e internacional- a conocer los valores patrimoniales naturales y culturales sobresalientes de la región. Con esto creamos oportunidades de desarrollo equitativo, generamos empleo e inclusión, además de hacer crecer la oferta turística.

En qué consiste:

El eje: las actividades ecoturísticas y el turismo sustentable. Seis provincias, siete grandes áreas y 48 localidades conformarán el corredor, para el que se prevé una inversión directa en infraestructura turística de $350.800.000. 

  • Parque Nacional Iguazú, Patrimonio Natural Mundial declarado por la UNESCO, y el Parque Provincial Saltos del Moconá, que actúa también como núcleo de la Reserva de Biosfera Yabotí y El Parque Provincial Esmeralda. Ambos en la provincia de Misiones.
  • Iberá, en la provincia de Corrientes.  Con aproximadamente 13.000 km2, es el humedal dulce más importante y grande de Argentina.
  • El Impenetrable, en las provincias de Chaco y Formosa. Posee una altísima biodiversidad y un bosque nativo en excelente estado de conservación. Es un lugar único y de vital importancia para conservar la riqueza del monte chaqueño.
  • Bañado La Estrella, en la provincia de Formosa. El tercer humedal más grande de Sudamérica, con vegetación abundante y numerosas especies de animales.
  • Jaaukanigás, en la provincia de Santa Fe.
  • Parque Nacional Islas de Santa Fe (provincia de Santa Fe) y Parque Nacional Pre Delta (provincia de Entre Ríos).
  • Parque Nacional El Palmar, en la provincia de Entre Ríos.

Se trata de lugares imponentes, donde la naturaleza y la biodiversidad son los grandes atractivos y tienen un enorme potencial. La población beneficiada por el corredor abarca a más de 634 mil personas.

Impulsamos la adopción de medidas para la concreción de inversiones públicas en infraestructura turística con financiamiento provincial, nacional e internacional, como disparadoras de la competitividad turística de los territorios; y, además, impulsamos la atracción de inversiones privadas.