Marca País: fundamentación y utilidad


Fundamentación

Cuando pensamos en un país la mente fija una imagen, un concepto. Puede ser un paisaje, una comida, un gadget tecnológico o una manera de hacer negocios o de difundir la cultura. En definitiva, rodeamos ese lugar de atributos positivos o negativos que condicionan nuestra mirada.
Lo mismo sucede con los productos o servicios que utilizamos a diario y con la selección que hacemos de ellos. Nuestra elección en gran medida depende de nuestras percepciones y de eso se trata cuando condensamos todas esas percepciones en una marca.
La marca debería reflejar los atributos que hacen a ese producto o servicio más deseable sobre otro. La marca también arrastra una historia que se basa, esencialmente, en las percepciones generalizadas que se han tenido de ella en el pasado.
¿Qué sucede cuando tenemos que definir a un país como una marca; cuando tenemos que trabajar con percepciones históricas y culturales de los demás y proyectar la imagen deseable de lo que ese país quiere mostrar al mundo?
Ahí es donde entra a la cancha la Marca País.
Cada país despliega su propia estrategia de marca para mostrar sus atributos diferenciales respecto de los demás. No se trata de puro marketing, sino de cómo queremos que el mundo nos vea.
Estos factores diferenciales son el conjunto de la imagen con la que históricamente se relaciona a la Argentina (futbol, tango, asado, etc.) y la otra mirada que sobre nuestro país queremos difundir (innovación, creatividad, identidad, solidaridad).
Argentina puede ser un asado o un buen partido de futbol o unos paisajes increíbles para visitar todo el año; pero también puede ser el lugar donde se realizan películas nominadas al Oscar o aplicaciones web, donde se construye un satélite o desde donde surge un Papa.
Cuando decimos que la Marca País Argentina es una Política de Estado, se trata, ni más ni menos, que de una construcción social, una política de todos.
En el actual mundo complejo e interdependiente, con infinita variedad de oferta tanto de productos como de servicios, la diferencia la hace la gente y es allí donde Argentina tiene las mejores herramientas.

Utilidad

Es una herramienta valiosa para competir mejor en los mercados internacionales, llevando hacia ellos la esencia de lo argentino; ya sea través de sus paisajes, su deporte, su tradición, su cultura, sus productos y también la forma en que lo hacemos.
La Marca País Argentina no es un sello de origen, aunque permite identificar a los productos y servicios argentinos en el mundo, comunicando nuestra identidad nacional –cómo somos y cómo queremos que nos vean – potenciando la imagen del país.
Si la reputación de mi producto o servicio es muy buena y la mi país de origen no lo es tanto, difícilmente pueda desligar una imagen de otra. En cambio, si mi producto o servicio es de excelencia está acompañado de una Estrategia de Marca País que promociona que en ese lugar del mundo hay gente que es capaz de realizarlo, que tiene un ambiente propicio para ello y unos paisajes increíbles para disfrutar, entonces más de la mitad del camino para posicionarlo ya ha recorrido.
De esta forma cuando veas un producto argentino en el mundo, sentite orgulloso, llegamos ahí y a muchos lugares más, gracias a gente como vos, porque vos sos la esencia de La Marca País Argentina.